Filosofía

VALORES y FILOSOFÍA de KreativeWork

En Kreativework estamos cambiando de dirección para alinearnos con nuestros verdaderos valores. Para ello, hemos asumido el proceso con paciencia y responsabilidad, teniendo claro que es lo que necesitamos hacer para trabajar más a gusto con nosotros mismos, nuestros clientes y todo lo que nos rodea.
En los últimos años habréis oído hablar del marketing ético, que no es otra cosa que el enfoque de una empresa no sólo en sus productos, servicios, o en sus clientes directos, sino en que sus acciones aporten valor a causas ambientales y sociales.
Hoy en día es fundamental que una marca sea transparente, auténtica y tenga determinados valores morales, además de saber comunicarlos. Como agencia de marketing, publicidad y comunicación, nos apasiona y nos motiva trabajar con empresas que compartan los mismos valores que nosotros (sostenibilidad, ecología, consumo responsable y local, no basado en animales, entre otros), ya que son pilares que consideramos fundamentales en nuestra sociedad actual.
Queremos hacer crecer y apostar por aquellas empresas que sean transparentes, conscientes y sostenibles, y que, además de los objetivos básicos de un negocio como es la venta, persigan un beneficio común, o al menos cuyo impacto no sea negativo para la sociedad ni el medioambiente.
Para nosotros, ser una empresa ética no significa únicamente predicar unos valores e ideales determinados, sino hacer que cada acción que llevamos a cabo sea lo más coherente posible con nuestro discurso.
Una marca cuyos productos o servicios son peligrosos, dañinos, o afectan a la sociedad, animales, o al medio ambiente, no puede ser considerada ética en ningún caso, por mucho que predique una serie de valores y realice determinadas acciones sociales o medioambientales.
Para ser considerada ética, una marca o empresa debe actuar con responsabilidad social, ambiental y económica; ser íntegra y honesta, tanto interna como externamente; debe estar realmente comprometida con desarrollar su actividad de manera consciente, actuando desde la ética y la sostenibilidad para, en último lugar, crear riqueza social, ambiental y económica.